Esto no es fútbol

Aunque compartimos orígenes dice la leyenda que en el año 1823 en un partido de fútbol un estudiante del colegio de la Rugby School decidió coger el balón con las manos y correr hacia la línea de gol. Ese es el mito y el estudiante se llamaba William Webb Ellis. Su figura se ha convertido en leyenda y su apellido da nombre a la Copa que se entrega a los ganadores del mundial de rugby. En aquella época fútbol y rugby se mezclaban tanto que aún es normal encontrar clubs en Inglaterra que lucen con orgullo la denominación Rugby Football Club.

Desde entonces los dos deportes han ido creciendo, diferenciándose con el tiempo y mientras uno se ha convertido en un deporte de masas, el rugby sigue luchando por abrirse camino. Y las diferencias no solo están en la forma del balón y en la forma de jugarlo, también en los comportamientos de los jugadores en el campo y el público en la grada.

A un jugador de rugby le cuesta salir del campo, pocos te pedirán el cambio salvo que realmente no pueden más. Y en la banda hay que estar muy atento porque un jugador se puede haber llevado un buen golpe, pedir un poco de agua y seguir jugando como si nada le hubiera pasado y sin estar en condiciones. Te puedes llevar bien con un contrario pero mientras dura el partido los únicos amigos que tienes son tus compañeros de equipo, ya al final llegarán los abrazos, los saludos y las felicitaciones.

Al árbitro se le respeta, no solo por llamarle señor y llamarle de usted. El único que puede hablar con él es el capitán y se aceptan sus decisiones. Que se equivoca, claro que lo hace como todo el mundo y es que es muy complicado arbitrar y más sin apoyo de jueces de línea como ocurre en la mayoría de las categorías, que por cierto en el rugby también deben ser árbitros. Y la grada puede protestar, sí pero con tiento, comedidamente, no lo hagamos en la cara del árbitro e intentemos no distraer a los chicos en el campo.

En la grada es habitual que las aficiones de un equipo y otro se mezclen sin problemas, comenten las jugadas, los fallos, los aciertos y hasta si hay un buen avituallamiento compartan unas cervezas.

El pasado sábado tuvimos un claro ejemplo en el partido que jugaron los Sub 16 de San Isidro Fuencarral y el Kreab Alcobendas Rugby Granate. En el campo y en la grada. A pesar de la lluvia y el frío vimos un buen partido por parte de ambas escuadras. Peleado, con ambos equipos luchando por la posesión del balón y con jugadas buenas por parte de los dos. Nuestros chicos se ciñeron a lo que se había entrenado y se había preparado durante la semana. No renunciaron a atacar, no salieron solo a defenderse, lucharon por tener la posesión del balón, por conseguir ensayos por demostrar lo que tienen y fueron dos de muy bella factura. Cuando los jugadores hacen todo esto, pocos peros se le pueden poner al resultado. Felicitarles y animarles a que sigan trabajando así, entrenando más serios cada día porque sabemos que antes o después jugando así llegarán las victorias. Sigamos siendo así, disfrutemos del juego de nuestros chicos y animemos desde la grada.

Solo faltó que en el Tercer Tiempo hubieran aguantado los chicos un rato más juntos, tal vez la hora y la climatología no acompañaban y es verdad que con el frio y la lluvia apetecía más irse a casa a meterse debajo de la manta que quedarse un rato comentando el partido.

Sangre y Cielo. Aúpa San Isiiiii!!!!!!

Posdata para los padres: Solo os pedimos una cosa por favor si por cualquier circunstancia los chicos no pueden acudir al partido no nos aviséis cinco minutos antes. Tenemos chicos de sobra y en todas las convocatorias se queda alguno fuera y si lo sabemos con tiempo podemos avisarles.

Posdata para los chicos: Esto es un equipo, no estar convocado no es una excusa para no ir a ver a tus compañeros y estar allí apoyando. Ni el frío, ni la lluvia, ni la hora, ni que tu padre no te pueda llevar támpoco. Si preguntáis, seguro que podréis venir con algún compañero.

Patrocinadores

 

Sin Respuestas a "Esto no es fútbol"


    Deja un comentario