“El Dr. Jekyll y Mr Hyde”

Este pasado fin de semana se disputó la 6ª jornada a la cual nos presentamos con dos equipos, SIRC Fuencarral y El Pardo. Hasta aquí todo bien, lo único es que los equipos tienen que estar compuestos de jugadores y en esta ocasión las lesiones físicas, la epidemia de gripe y otros motivos varios nos dejaron con 19 jugadores de una plantilla total de 34 fichas para completar la convocatoria, lo cual fue un hándicap tremendo que marcó toda la jornada.

SIRC Fuencarral comenzó su competición contra Alcobendas Granate, presentándonos en el campo con únicamente 10 jugadores (Santino, Claudio, Mateo, Joako, Luis, Mencía, Rodrigo G. Mateu, Nacho, David y Daniel López), ya que a esa misma hora SIRC El Pardo se encontraba disputando su partido. Tras acuerdo con nuestros rivales (gracias Alcobendas por entender nuestras circunstancias y facilitarnos el poder jugar) se comenzó la disputa del partido. Los arlequinados fueron conscientes de todo lo que tenían en contra, pero en ningún caso les afectó, lo que hizo que pudiéramos disfrutar de un partido intenso y emocionante de buen rugby.

Empezó marcando Alcobendas en dos ocasiones, por sendos errores nuestros, sin embargo, los arlequinados apretaron los dientes y comenzaron a desplegar un muy buen juego basado en continuos pases y apoyos buscando los huecos en la defensa contraria, lo cual tuvo como premio un primer ensayo fruto de una jugada colectiva. Posteriormente, Alcobendas consiguió un nuevo ensayo con sus tres cuartos, pero no hubo rendición, inmediatamente les devolvimos el golpe con un nuevo ensayo; previamente Santino volvió a verse cabeza abajo por un placaje poco ajustado al reglamento.

Fin de la primera parte (3 – 2), los jugadores cogen aire, ánimos y de nuevo al campo desplegando nuestro juego con mayor intensidad, lo que nos llevó a marcar dos ensayos consecutivos a base de garra y velocidad, ésto nos llevó a ponernos por delante 3 a 4 tantos. Este resultado se mantuvo con cierta solvencia hasta que las fuerzas empezaron a fallar, momento que coincidió con un cambio masivo de jugadores de refresco por parte de Alcobendas, los cuales empezaron a entrar en nuestra zona de ensayo por los laterales debido a que nuestros jugadores ya no llegaban a cubrir todo el campo debido al esfuerzo realizado. Resultado final: Alcobendas Granate 7 – SIRC Fuencarral 4.

El segundo partido del SIRC Fuencarral se disputó contra Cisneros A. En esta ocasión, pudimos completar la plantilla y jugar con los 11 jugadores, ya que incorporamos a un jugador de El Pardo y además, nos permitía realizar cambios, aunque solo cuando no quedaba más remedio. El encuentro comenzó con los nuestros confiados en el buen juego que habían desarrollado en el partido anterior, lo que permitió a Cisneros adelantarse en el marcador, sin embargo, enseguida esta ventaja fue contrarrestada. Poco después, Cisneros volvió a adelantarse evidenciando que habían salido al campo con ganas de llevarse el partido, pero la reacción de los nuestros no se hizo esperar. Los delanteros arlequinados empezaron a golpear la defensa de Cisneros, obligando a los colegiales a concentrar más efectivos para pararnos, lo cual fue aprovechado por nuestros medios meles para abrir a la línea y que éstos llegaran a la zona de ensayo rival por tres ocasiones antes de que finalizara la primera parte (2 – 4).

Tras el descanso, SIRC Fuencarral continúo con sus apoyos constantes y su buen juego, no dando opciones a los colegiales, los cuales, a pesar de no bajar los brazos en ningún momento, continuaron sufriendo los envites de los nuestros hasta que consiguieron cerrar el partido, gracias al trabajo combinado de delantera y tres cuartos que aprovechaban la línea de cal lateral para llegar a la zona de ensayo contraria. El partido finalizó 3 ensayos de Cisneros A por 10 de los nuestros.

Por su parte, SIRC El Pardo inició su periplo jugando contra Cisneros B a la misma hora que lo hacía SIRC Fuencarral, por lo acudimos con el mínimo imprescindible para poder participar en la jornada, 9 jugadores: Alberto, Nicolas Esquevillas, Rodrigo G. Pedraza, Nico Redondo, Héctor, Rocio, Lucas, Beltrán y Ciro, por lo que Cisneros nos cedió dos jugadores para poder completar la convocatoria (gracias, Cisneros).

El Cisneros B, como ya sabemos de otros enfrentamientos, es un equipo formado por jugadores de primer año, pero bien conjuntado y organizado en sus líneas, que sabe aprovechar las oportunidades que se le dan, un buen producto de la Escuela de Cisneros. Como en los partidos de la jornada anterior, nuestro punto débil fueron los extremos por donde los colegiales entraron hasta nuestra zona de ensayo, ya que no eramos capaces de cubrir todo el ancho del campo y además, no manteníamos el orden en la defensa. Dadas las circunstancias, lo de menos fue el resultado, el cual fue cerrado por Cisneros en la primera parte, si no la percepción de que todavía no han asimilado algunos de los conceptos que se habían estado trabajando en los últimos entrenamiento.

El último partido lo disputó SIRC El Pardo contra el Olímpico, el cual, al igual que nosotros, se presentó con únicamente 10 jugadores debido a la epidemia de gripe. Por decisión federativa, el carácter del encuentro se cambió pasando a ser un amistoso debido a la falta de jugadores en ambos equipos. Cuando nuestros jugadores saltaron al campo y se pusieron enfrente de los del Olímpico los contemplaban como si se hubieran confundido de campo y estuvieran enfrente de un equipo de sub 14 o sub 16. Creo no equivocarme al afirmar que esa circunstancia desmoralizó a algunos de nuestros jugadores lo que les llevó a borrarse del partido, lo cual, aunque pudiera parecer justificable, no es lo que se les trata de inculcar. Esta actitud no era generalizada en toda la plantilla, pero el que no todos remaran en el mismo sentido hizo que aquellos más comprometidos comenzaran a sentir el desánimo ante la actitud de sus compañeros.

El resumen del partido puede resumirse así: SIRC sacaba de centro, los jugadores del Olímpico receptaban el balón, atravesaban nuestra línea defensiva, ensayo y vuelta a empezar. De ahí que el resultado se cerró antes de la primera parte. Destacar como algunos de los nuestros salieron rotos física y anímicamente, primero por luchar hasta el último segundo y dejarlo todo en el campo, pero sobre todo, por haberse visto solos en este sobresfuerzo infructuoso. En el briefing, lagrimas, rabia y vergüenza, lo que se habló se queda en el campo, pero todos llegamos al compromiso de trabajar duro para no volver a vernos en otra igual.

Resumiendo, mientras que uno de nuestros equipos dejó buenas sensaciones, el otro transmitió todo lo contrario: “El Dr. Jekyll y Mr Hyde”. Tras los últimos partidos, da la sensación que aquellos que son convocados para jugar en El Pardo no salen con la actitud adecuada, cuando lo que se busca es que los jugadores cojan experiencia, manteniendo una vertiente más formativa que competitiva, en la que el resultado es lo menos importante, la meta es valorar la asimilación de los conceptos que se entrenan y la actitud de los jugadores.

¡¡¡¡Aupa San Isi!!!!

Web

Sin Respuestas a "“El Dr. Jekyll y Mr Hyde”"


    Deja un comentario