¡Cabezas altas!

¡Cabezas altas! Miremos orgullosos al frente. Esta última derrota no debe hacernos venirnos abajo. Que no se nos olvide la buena temporada que ha hecho este equipo, solo 4 derrotas en 16 partidos. Y quizá esta última es la que más duele porque era una final, el último partido de la temporada y de la primera temporada de un equipo completo de San Isidro en categoría Sub18.

A este grupo de chicos les ha tocado la difícil tarea de ir abriendo camino año tras año a la escuela de San Isidro, escuela que en siete años ha logrado partir desde cero a tener como mínimo un equipo por categoría desde Sub 6 a Sub18.

Hace tres temporadas lo hicieron en Sub 16 y ésta les tocaba cerrar el ciclo. Un equipo formado en su mayoría por jugadores de primer año, un grupo de 19 chicos que han mantenido su compromiso toda la temporada. Apenas han faltado a los partidos salvo por lesión. Un bloque al que se unirá la próxima campaña gran parte del equipo Sub16 que acaba de proclamarse campeón de Plata de Primera División en una final de infarto previa al partido que jugábamos el sábado en el Valle de las Cañas de Pozuelo.

Mañana agradable, convocatoria completa donde no faltaba ninguno, incluso Iker, al que hemos echado de menos la mitad de temporada, no quiso perderse el encuentro. Y un partido que tuvo dos mitades bien distintas.

En la primera empezamos titubeantes con un ensayo en contra en los primeros cinco minutos pero logramos remontar a pesar de no terminar de jugar del todo bien. Lo mejor en esta primera mitad fue el juego de melé. Ganábamos las nuestras y las suyas pero el balón no circulaba como en otros partidos. No había fluidez en el juego. Las ocasiones no se terminaban de rematar y a pesar de tener algo más de posesión eso no se traducía en puntos. Solo el ensayo de Manu en una buena jugada de “Pick and go”, una rotura por el centro de Podesta y un golpe transformado nos ponían por delante en el marcador. Lástima que en el último minuto Olímpico consiguiera acercarse en el marcador, dejando el resultado en un 15-12 al final de la primera mitad.

En la segunda mitad las cosas empezaron a ir peor, perdimos el dominio de la melé y nuestro juego lejos de mejorar empeoró. Olímpico logro hacerse poco a poco con el dominio del oval imponiendo su mayor envergadura y fondo físico. En el minuto 48 por segunda vez se pusieron por delante en el marcador 15-19, ampliando su ventaja a 15-24 en el 58. En el 60 conseguimos recortar la distancia con nuestro último ensayo de la mano de “Killer”. Y a partir de aquí nos empezaron a fallar las piernas, las ideas, el juego. Olímpico sellaba su victoria con tres nuevos ensayos, 20 -45.

“¡Cabezas altas!” animaba Curro al equipo al final del partido, orgulloso con la trayectoria del equipo a lo largo de la temporada. Final amargo de una buena temporada, pero desde ya hay que pensar en la próxima. Y aunque no se ha podido viajar al Campeonato de España se intentará jugar un amisto en Jaén con equipos andaluces el 8 de junio.

Para acabar daros las gracias a todos. A Álvaro, Sorín, Sergu y el resto de entrenadores que esta temporada han estado con el equipo. A los padres, madres, hermanos… que nos habéis acompañado en los partidos. Y sobre todo a los chicos: A Rafa que está en la escuela desde el principio, Manu, Marco, “Koala”, “Killer”, Jacobo, Aarón, Liroz, Mateo Marín e Iker; a los recién llegados Podesta, Antequera, “Rakitic” y Rowland; a los chicos de Tres Cantos; a Alejo al que no le ha importado subir de categoría los tres últimos partidos, a los demás Sub 16 que nos han apoyado en ocasiones, y finalmente a los que serán senior la próxima temporada Emmanuel, Víctor, Ramón, Alex y David.

¡Cabezas altas! Sentiros orgullosos de la temporada que nos habéis brindado.

Sangre y Cielo. Aúpa San Isiiii!!!!!

Miguel Ángel Plaza, delegado

Sin Respuestas a "¡Cabezas altas!"


    Deja un comentario