Somos humanos

Cisneros, 61 – San Isidro B, 29

La debacle estaba allí, esperando. Todo equipo las sufre, tarde o temprano. Los cielos ponen un empeño sádico en recordarnos que somos humanos y esta vez habían elegido como instrumento para ello al Cisneros, y como terreno, el Paraninfo. 

Empezamos el partido como sabemos, llevando el juego a su campo. Un poco cansados, quizá, un poco escépticos. Y muy pronto se vio, en un rápido contrataque salvado in extremis por AJ, que ése no iba a ser nuestro día. El partido, al menos la primera parte, no iba ser de trincheras. Allí estamos más cómodos que en terreno abierto. En este caso, igual que las fuerzas mecanizadas de von Guderian rodearon y superaron, casi sin disparar un tiro, la Línea Maginot, así al Cisneros le bastó con correr, sin enfrentarse a un atisbo de defensa, para ensayar una y otra vez. Para empeorar las cosas, constantemente regalábamos al contrario el balón en innecesarios golpes de castigo, casi uno por ensayo. En los minutos 9, 14, 16, 21, 33, 36 y 39, Cisneros marcó sendos ensayos. Peor aún, su aviación no perdonó y transformaron todos ellos salvo el último. Por nuestra parte, sólo un ensayo de Migueloso en el m 25 puso al menos el límite por abajo en el marcador. Pero el resultado al final de la primera parte no podía ser peor. 47-5.

Simplemente, no nos podíamos ir así. Había que recomponer los cuadros y dedicar la segunda mitad a jugar al rugby. Dicho y hecho. Volvimos a cargar, con más tino esta vez, más a nuestro ritmo, y Angulator marcó en el minuto 45, lo que con la transformación nos dejaba en 47-12. Parecía que empezábamos a jugar como se debe, controlando el balón, avanzando con tranquilidad, dominando las prisas y las pausas. En el 57 marcó Eugenio y en el 62, después de un robo de melé, Peris. Eugenio transformó y puso el 47-24 en el marcador. Y seguíamso atacando. Regalamos menos balones, pero los seguimos regalando: en el m 68, arrastramos por el suelo un balón, a diez cm de su zona de marca, y el contraataque nos volvió a costar un ensayo transformado. Vuelta a empezar. Angulator volvió a marcar en el extremo derecho en el m 78, pero en el 80 Cisneros anotó otros 7 puntos, dejando el marcador en 61-29.

En la segunda parte, al menos, defendimos los colores, con un parcial a favor de 24-14, y mantuvimos la cabeza alta. Y, sobre todo, estábamos más cerca de sobrevivir al invierno.

(Jugaron Javier Larratxe, Eduardo Mtez, José María, Eero, Touch, Luis Ferreiro, Isma, Angulator, Peris, Eugenio, Andrews, Juan Matos, Fernando, Luis Ortiz, AJ, Podesta, Germán -que debutó como rugbier-, Luis San Juan, Miguel Caballero, David Navarro y Job).

Javier Larratxe, Capitán

Sin Respuestas a "Somos humanos"


    Deja un comentario