Haciendo Club

Hace unos pocos días, la directiva de nuestro equipo ha puesto en marcha una iniciativa que tiene voluntad de continuidad y que, creo, será muy interesante. Se trata de una serie, indefinida, de conferencias, charlas-coloquio sobre rugby. La idea es llevar a personajes relevantes, relacionados con el rugby para tratar de temas concretos o para contar y compartir experiencias.

La primera de ellas se ha celebrado esta semana que acaba de terminar si bien, al tratarse de la primera, no ha sido hecha pública para todo el club para poder calibrar su funcionamiento y solventar los problemas de toda índole que se pudieran generar. Con suerte se anunciarán las siguientes. El primer personaje invitado a este particular “Chester” es uno de los responsables de que estemos todos aquí (nosotros entrenando, vuestros hijos jugando y vosotros colaborando). Sergio Fernández Candioti, impulsor del proyecto SIRC en el año 1992 deleitó a la audiencia con un repaso a la historia (ya 28 años) de nuestro equipo bajo el sugerente título de “El CLUB de rugby como integrador social en el amateurismo”.

Y viene al caso porque según su opinión el rugby en España no avanza como debiera, entre otras razones que no vienen al caso, porque no existe cultura de club, entendido este en su más estricta y anglosajona acepción. Y este escribano ha podido comprobar cómo en Inglaterra, Escocia, República Checa, Argentina,…los clubes de rugby son algo más que un sitio donde los niños (y no tan niños) corretean por un campo verde detrás (o delante) de un caprichoso balón. Allí las familias se reúnen, no solo para los partidos de sus hijos, sino para sus “aperitivos”, celebraciones……. En definitiva, para relacionarse más allá del deporte, gracias al deporte. Grandes familias.

Aquí no tenemos eso pero San Isidro es lo más parecido y estamos orgullosos de poder formar una gran familia. Y ahí entráis vosotros. Vuestra labor es esencial. Todo lo que hacéis –cada uno, acorde con sus posibilidades- es imprescindible para hacer crecer esta fabulosa familia. Los terceros tiempos, los delegados, la asistencia y disfrute de los partidos…… No dejéis de hacerlo y poco a poco haremos grande a este club.

Porque los niños ya hacen su parte y a fe que lo hacen genial. Este sábado, nueva jornada de la FMR, afortunadamente otra vez en Puerta de Hierro y con un clima inmejorable para practicar rugby. La epidemia de gripe que nos asola se cobró seis bajas en apenas media hora de una “fatídica” noche de jueves, lo cual dejó bajo mínimos la convocatoria de los dos equipos que presentamos.

Comienzan los más pequeños contra Liceo Rojo. Tras un corto período de adaptación en el que ambos equipos anotaban casi exclusivamente mediante acciones individuales, los pequeños lagartijas se pusieron las pilas y empezaron a encadenar jugadas brillantes, con unas fases de continuidad muy notables. Los frutos a tan buena disposición –en forma de ensayos- no tardaron en llegar y asi continuaron hasta el final del partido. Seguimos teniendo ciertos problemas en el placaje, que intentaremos solucionar.

Le toca el turno a los arlequinados de segundo año con la repetición del enfrentamiento con Industriales. Guion casi calcado al partido precedente en el que los nuestros fueron de menos a más, practicando un juego más que reconocible y haciendo jugadas de continuidad meritorias. Ataques con bastante criterio aunque aún se nos atraganta un tanto la búsqueda de espacios libres.

Nuevamente, los pequeños se enfrentan a otro Liceo, el Verde. Partido marcado ya por un esfuerzo extra de los jugadores, debido a lo corto de la convocatoria. Más cansados, el partido se les hace más complicado de gestionar y, en este punto, los entrenadores no estuvimos especialmente lúcidos, contribuyendo a enrarecer el ya de por sí viciado ambiente del enfrentamiento. Pocas conclusiones podemos sacar de un partido para olvidar.

El último partido de la jornada, contra el azul del Liceo, con los chicos exhaustos se desarrolla de un modo muy irregular, con momentos marcados por el cansancio y con otros llenos de un pundonor impropio de su edad. Alternamos jugadas brillantes con momentos de ausencia y como resultado pudimos ver un partido muy dinámico pero poco controlado. Nada preocupante en tanto que el generoso esfuerzo de toda la mañana nos pasó factura.

Jugaron: Carolina, Ignacio, Pablo, Mario, Íñigo, Nico Garnica, David, Jorge, Jaime, Israel, Santi, Martín Aramburu y Lope.

Lo mejor: el enorme esfuerzo físico que desplegaron los jugadores y su entrega. Ninguno se borró y todos pedían jugar en todos los partidos. Es la primera vez que pasa algo así.

Lo peor: el desafortunado episodio que protagonizó el grupo de monitores de este equipo con la árbitro del partido. Las disculpas, una vez finalizado éste, eran obligatorias.

P.D.: Ha comenzado el Torneo de las Seis Naciones. No os perdáis este espectáculo y, a lo mejor, estaría genial ver un partido juntos. Animaos.

SANGRE Y CIELO     ¡AÚPA SAN ISI!

Carlos Suarez, entrenador

 

Sin Respuestas a "Haciendo Club"


    Deja un comentario