¿Pero esto qué es?

Hay partidos buenos, hay partidos malos y luego esta el partido del domingo. Todas las temporadas tenemos un mal día. Un día en el que los astros se alinean y no damos pie con bola. Un día en el que el rival nos gana la posición hasta en el tercer tiempo. Pues ese día esta temporada fue el 17 de Marzo. Y no podríamos haber elegido peor el día para que esto pasará. Y no podremos hecharle la culpa al tiempo porque hacia una mañana ideal, sol pero no mucho calor y sólo al final del partido alguna racha fuerte de viento.

El partido se había preparado a conciencia, teniendo en cuenta las características del rival, sabiendo como juegan, cuales son sus puntos débiles, sus fortalezas. Había un plan de juego claro. Que no fuese el mejor equipo que podíamos presentar no es escusa.

Las cosas desde el principio salieron mal y a medida que avanzaba el partido fueron a peor. Porque en toda la primera mitad estuvimos muy precipitados. Fallando en los placajes, fallando con el pie, si bien éramos superiores en la delantera lo jugadores del Mad nos superaban en velocidad, y esa velocidad la explotaron a conciencia. Colándose por el centro o por las alas sus jugadas acababan en ensayos centrados. Las prisas nos llevaban a cometer errores, y eso que al primer ensayo rival respondimos pronto con una finta de “Mini” que acabo bajo palos. Pero el pie no fue nuestro fuerte el domingo, ni el placaje. No tuvieron su día ni los delanteros ni los tres cuartos. No pudimos sacar provecho de las melés, pararon bien nuestros maul y se limitaron a defender bien, robarnos el balón y correr. Y a cada carrera un nuevo ensayo. Con 10-38 al final del primer tiempo, estaba claro que no era nuestro día.

Y cuando las cosas van así los golpes duelen más, la gente se cansa antes y las miradas a la banda se multiplican. Todos quieren salir huyendo de la quema, los suplentes hacen lo que pueden ante un rival que se vino arriba y nos dio un repaso de los buenos.

La segunda parte fue un desastre mayor que la primera encajando 61 puntos, casi el doble que en la primera mitad. Desconectados del todo, con la cabeza baja y deseando todos que el partido terminara. Tanto dentro como fuera del campo. Y llegados a este punto pues ya volvemos a la misma cantinela que la gente no baja a entrenar, que algunos se borran,… Es verdad que ya se ha conseguido más que la temporada pasada, pero tal y como estábamos jugando, plantando cara a muchos rivales, desastres como el del domingo son difíciles de justificar.

Miguel Ángel Plaza, delegado

La opinion de Mandi

Golpe de realidad

Aunque les dominamos por tramos, y seguramente estuvimos más tiempo en su campo. Las lagunas defensivas y los océanos en placaje, nos costaron una buena paliza. La mayoría de sus ensayos empezaron en nuestra línea de 10 metros, con galopadas o rupturas entre los huecos que dejamos. Hubo algunas jugadas buenas de ataque, que propiciaron los tres ensayos, Pero está vez la raza nos falló. Y la precipitación nos mató. En lo positivo, que si mantenemos la calma, y la rigidez táctica, combinada con la mejora en la técnica, podemos hacer mucho daño. Quedan dos finales para evitar la cuchara de madera. Cómo anécdotico, Indus, que vino a espiarnos, seguro que nos infravalora.

 

Sin Respuestas a "¿Pero esto qué es?"


    Deja un comentario