Empezamos a aclararnos

Sub 8 San Isidro en el IX Torneo de Otoño

Cuando la selección argentina de rugby ha empezado a aclararse, y darse cuenta de qué es lo que está pasando en este interesante mundial de rugby, es demasiado tarde para ellos. Se quedan fuera de los cuartos de final. Sin embargo, los anfitriones (Japón) han estado concentrados siete años en este torneo y parece que tendrán el premio de llegar a la siguiente fase.

No os asustéis, no es una crónica de los partidos del segundo mejor rugby que se puede ver en el mundo (el mejor es el de nuestros lagartijas, por supuesto). Nos sirve de introducción porque es exactamente lo que nos está pasando a nosotros. Los jugadores de segundo año afianzándose en la categoría y comprobando si son capaces de mejorar sus habilidades; los más jóvenes están tomando el pulso a sus nuevos retos y no verse sobrepasados por ellos. Y, a su lado, nosotros los entrenadores. Quizá tengamos el trabajo más difícil; al fin y al cabo los chicos vienen a divertirse. Tenemos que mezclar en una batidora todos esos ingredientes y hacer disfrutar a los jugadores y a sus padres para que esto sea lo que pretendemos: una actividad que quieran hacer todas las semanas con una sonrisa. ¡Ah! también tenemos que ganarnos  la renovación.

Un año más acudimos al torneo organizado (bastante bien, según nuestra opinión) por CRC. Un año más escoltados por los aviones y helicópteros del Ejército, con una meteorología benévola para la práctica del rugby y un campo de juego en excelentes condiciones nos presentamos con 18 jugadores con los que formamos dos equipos. En este torneo hemos decidido formar los equipos diferenciados por la edad (un tanto flexible, en algunos casos) ya que los restantes equipos presentan una diferenciación similar.

Cuatro enfrentamientos para cada equipo con unos horarios que nos permiten un cierto respiro entre partidos y la suerte, en forma de retrasos, de apenas coincidir ambos  equipos.

Los mayores tuvieron que vérselas con Alcobendas quienes fueron algo superiores habida cuenta de la envergadura (y buen juego) de sus chicos; con Arquitectura en un precioso partido, lleno de placajes, rucks bien resueltos, pases y ensayos; con Hortaleza quienes siempre son un rival temible y esta vez no fue menos; finalmente con Cisneros, donde fuimos capaces de imponer nuestro tamaño y el buen rugby.

Los peques se las tuvieron que ver con Hortaleza, en el ya consabido partido difícil e igualado; con Alcobendas y con Arquitectura en una serie muy apretada (por los retrasos) de partidos que se jugaban con mucha velocidad y un poco enmarañados sin encontrar, a veces, la salida a los numerosos agrupamientos. El cuarto partido lo celebramos entre “SIRC peques A” y “SIRC peques B” porque el equipo rival, M607, no pudo presentar suficientes jugadores; de hecho, los cuatro que vinieron (Horacio, Gonzalo, Iacob y Samuel) disfrutaron de minutos jugando con nosotros a lo largo de la jornada.

Un tercer tiempo un tanto atípico; no todos pudisteis quedaros para disfrutarlo porque siendo festivo hay obligaciones familiares que no se deben desatender. Pero pronto tendremos que aclararnos nosotros también para los que nos toca organizar.

Para estar al inicio de la temporada estamos bastante contentos con lo que hemos visto (más hoy que en Getafe). Nos gusta, sobre todo, que se busquen entre ellos para poder avanzar cuando el portador del balón ya está atrapado; nos gusta el hecho de que ninguno dude de hacia dónde tiene que correr; nos encanta que sean capaces de organizarse en el campo, ahora que los entrenadores ya no podemos entrar con ellos; nos gusta que sea difícil distinguir a los nuevos. Y, en un aspecto técnico muy concreto, nos vuelven locos los rucks y mauls con los que nos han deleitado en este torneo. Puro espíritu San Isidro. No llevamos demasiado tiempo entrenándolos pero, con una encomiable intuición, nos han regalado unos preciosos momentos.

Yo quiero añadir algo muy personal (aún no he tenido tiempo de compartirlo con César) y es el hecho de que estos niños tienen espíritu crítico dentro del más absoluto respeto al reglamento y al árbitro. Me explicaré.  La mayoría de ellos ya saben manejar con mucha soltura el “hand-off”. Para los no iniciados, es el uso, por parte del portador del balón, de una de sus manos para apartar al contrario más cercano y que tiene la intención de realizar un placaje. En este torneo y en las jornadas de la federación madrileña el “hand-off” no se permite en sub8. Sí está permitido en las competiciones organizadas por la federación española…….a ver si nos ponemos de acuerdo, señores.

Una muy mejorable aplicación por parte de los árbitros de esta regla tenía confundidos a nuestros jugadores. Lejos de tomarse la justicia por su mano, o de romper la regla o de protestar cuando sufrían el manotazo de los contrarios se acercaron a mí y me preguntaron qué es lo que pasaba. No es fácil explicar a un niño que todos nos podemos equivocar, que debemos ser comprensivos con los errores y que se queden conformes. Eso ha pasado hoy y estamos realmente orgullosos por su comportamiento. Vamos por el buen camino.

Hoy jugaron: David, Jorge, Mario, Víctor, Nico S., Oli, Bruno, Tobías, Sebi, Pablo, Ignacio, Jesús, Íñigo, Isra, Mateo, Martín, Pepo y Edu.

Lo mejor: Los niños, sin duda. ¡Ah! y también el primer partido de nuestros mellizos Martín y Pepo. Bienvenidos.

Gracias a Julia, Iara y Pablo por ayudarnos.

Lo peor: Propongo un acertijo y que lo adivinéis entre las líneas de esta crónica.

Carlos Suarez, entrenador

SANGRE Y CIELO

¡AÚPA SAN ISIDRO!

Patrocinan Clarins, S7, Huna Comunicación. Colaboran Distrito Fuencarral-El Pardo, Fundación San Isidro Rugby, Genetsis Group

Sin Respuestas a "Empezamos a aclararnos"


    Deja un comentario